¿El?, su vicio... ¿Ella?, su debilidad. Foto: n/a Fragmento: Blade316

Su vicio, su debilidad Su vicio, su debilidad





¿El?, su vicio... ¿Ella?, su debilidad.


Foto: n/a
Fragmento: Blade316

¿Qué te detiene? ¿Por qué no decirle a alguien que te importa lo que piensas o lo que sientes en un momento determinado? ¿Cuales son es...

¿Que es lo peor que puede pasar? ¿Que es lo peor que puede pasar?



¿Qué te detiene? ¿Por qué no decirle a alguien que te importa lo que piensas o lo que sientes en un momento determinado? ¿Cuales son esas barreras mentales o emocionales que te impiden expresar tus sentimientos o pensamientos a personas que tienen el potencial de marcar tu vida? ¿Las dudas? ¿Los miedos? o ¿los pensamientos enjuiciados resultados de una sociedad absurda que prácticamente nos obliga a tomar casi todas nuestras decisiones basándonos en un futuro que es incierto? ¿una mezcla complicada entre todas las anteriores? Piénsalo. ¿Por qué dejar para después pronunciar o escribir palabras simples capaces de trasmitir emociones tan complejas? ¿Y si luego a esa persona no se las puedes decir? ¿Y si luego esa persona no te puede escuchar? Lo mismo pasa con esas pequeñas acciones, con esos pequeños gestos, con esos pequeños detalles que resultan ser mas significativos que cualquier conjunto de palabras que nuestras cuerdas vocales puedan articular. Piénsalo. ¿Y si mañana a esa persona no la puedes tocar? ¿Y si mañana esa persona no te puede sentir? Si lo que quieres decir o hacer no afecta de manera negativa a ningún ser, entonces ¿Por qué no hacerlo? ¿Que es lo peor que puede pasar? Decídete. ¿Prefieres vivir la vida teniendo la certeza de que pudiste de alguna manera decirle a alguien que te importa lo mucho que la aprecias? ¿o prefieres seguir tu camino y arrastrar luego junto a tu equipaje la duda de si debía o no hacerlo?

 Arte: drawr.net/skywalker 
Fragmento: Blade316

A pesar de la cantidad de mitos, cuentos y leyendas que abundan sobre los dioses de la antigua Grecia y la antigua civilización romana, so...

Psique - La esposa de Cupido Psique - La esposa de Cupido


A pesar de la cantidad de mitos, cuentos y leyendas que abundan sobre los dioses de la antigua Grecia y la antigua civilización romana, son muchos los relatos inmortalizados entre los telares del tiempo que la mayoría de las personas desconocen, algunas de estas historias incluso forman parte de otras mas que han sido por uno u otro motivo integradas en nuestras sociedades como si fuesen remanentes históricos de aquellas viejas culturas y que de alguna manera han sido adaptadas y convertidas en tradiciones que muchas personas siguen sin conocer los detalles que le han dado sentido a la historia, los detalles que le han dado sentido a ese mito, a ese cuento que, con el pasar de los años se convirtió en leyenda... Una muestra de estos relatos es la historia de una mujer cuya belleza fue tan grande que pudo ser capaz de cautivar el corazón del mismo Cupido y desatar la ira una Diosa. Psique, la joven que hizo casi hasta lo imposible para recuperar el amor de su amado.

A continuación, un resumen de la historia de Psique y Cupido. Basada en la novela del escritor romano Lucio Apuleyo quien detalla la historia de esta joven en su libro "La metamorfosis o El asno de oro", un libro que narra cómo el joven Lucio es víctima de un hechizo fallido que termina trasformándolo en un asno quien, manteniendo su consciencia pero perdiendo su lenguaje, pasa por varios amos y diversas aventuras. El Asno de oro es una obra que hay que leer para poder entender todos los aspectos del resumen de esta historia que, a pesar de mesclar los nombres de las distintas deidades greco-romanas entre otras cosas, plasma de manera concreta los aspectos fundamentales de la misma.

- Psique. La Mujer del dios del amor.

Psique era la menor y más hermosa de tres hermanas, hijas de un rey de Anatolia. Afrodita, celosa de su belleza, envió a su hijo Eros (Cupido) para que le lanzara una flecha que la haría enamorarse del hombre más horrible y ruin que encontrase. Sin embargo, Eros se enamoró de ella y lanzó la flecha al mar; cuando Psique se durmió, se la llevó volando hasta su palacio.

Para evitar la ira de su madre, una vez que tiene a Psique en su palacio, Eros se presenta siempre de noche, en la oscuridad, y prohíbe a Psique cualquier indagación sobre su identidad. Cada noche, en medio de la oscuridad, se amaban. Una noche, Psique le contó a su amado que echaba de menos a sus hermanas y quería verlas. Eros aceptó, pero también le advirtió que sus hermanas querrían acabar con su dicha. A la mañana siguiente, Psique estuvo con sus hermanas, que le preguntaron, envidiosas, quién era su maravilloso marido. Ella, incapaz de explicarles cómo era el, puesto que jamás lo había visto, titubeó y les contó que era un joven que estaba de caza, pero acabó confesando la verdad, que realmente no sabía quién era. Así, las hermanas de Psique la convencieron para que en mitad de la noche encendiera una lámpara y observara a su amado, asegurándole que sólo un monstruo querría ocultar su verdadera apariencia. Psique les hace caso y enciende una lámpara para ver a su marido. Una gota de aceite hirviendo cae sobre Eros dormido, que despierta y abandona, decepcionado, a su amante.

Cuando Psique se da cuenta de lo que ha hecho, ruega a Afrodita que le conceda recuperar el amor de Eros, pero la diosa, rencorosa, le ordena realizar cuatro tareas, casi imposibles para un mortal, antes de recuperar a su amante divino. Como cuarto trabajo, Afrodita afirmó que el estrés de cuidar a su hijo, deprimido y enfermo como resultado de la infidelidad de Psique, había provocado que perdiese parte de su belleza. Psique tenía que ir al Hades y pedir a Perséfone, la reina del inframundo, un poco de su belleza que Psique guardaría en una caja negra que Afrodita le dio, ya que la hermosura del inframundo es mortal al tacto humano. Psique subió a una torre, decidiendo que el camino más corto al inframundo sería la muerte pero una misteriosa voz la detuvo en el último momento y le indicó una ruta secreta que le permitiría entrar y regresar aún estando con vida, además de aconsejarle cómo engañar al perro Cerbero, contentar a Caronte y cómo cruzar los otros peligros de dicho sendero. Siguiendo las indicaciones Psique apaciguó a Cerbero con un pastel de cebada y pagó a Caronte un óbolo para que le llevase al Hades. En el camino, vio manos que salían del agua. Una voz le dijo que les tirase un pastel de cebada, pero ella rehusó. Una vez allí, Perséfone conmovida por su hazaña, dijo que estaría encantada de hacerle el favor a Afrodita. Una vez más pagó a Caronte y le dio el otro pastel a Cerbero para volver.

Psique abandonó el inframundo y decidió abrir la caja y tomar un poco de la belleza para sí misma, pensando que si hacía esto, Eros le amaría con toda seguridad. Para su sorpresa del interior brotó un sueño estigio, un vapor narcótico que sume en la amnesia a los muertos cuando llegan al Hades. Eros, que la había perdonado y seguido en secreto por su aventura, voló hasta su cuerpo y limpió el sueño de sus ojos, suplicando entonces a Zeus y Afrodita su permiso para casarse con Psique. Estos accedieron y Zeus hizo inmortal a Psique. Afrodita, olvidando sus rencores bailó en la boda de Eros y Psique, y fruto de su unión tuvieron una hija llamada Hedoné, la personificación del placer sensual, el deleite y la lujuria.

- Nuestro aporte.




- El libro de tras de la historia.

El siguiente link les permitirá acceder al libro "La metamorfosis o El asno de oro" que contiene toda la historia de Psique y Cupido con lujo de detalles de manera virtual, para leerlo en linea o descargarlo para su posterior lectura que, gracias a la Biblioteca Virtual Universal en Argentina, esta disponible de manera gratuita para todo el mundo en formato PDF.




- Fuentes.

Resumen: Wikipedia.es
Imagen PDF: Greatmatis - iconfinder.com.
Font: Rothenburg Decorative By Dieter Steffmann - 1001freefonts.com.
Escultura: Eros y Psique de Antonio Canova, Museo del Louvre, París.
Libro: "La metamorfosis o El asno de oro" Biblioteca Virtual Universal. - biblioteca.org.ar
Mix: Blade316.


¿Alguna vez te has preguntado qué somos nosotros los seres humanos desde un punto de vista existencial? Se puede decir que somos polvo de...

Una buena forma de verlo Una buena forma de verlo


¿Alguna vez te has preguntado qué somos nosotros los seres humanos desde un punto de vista existencial? Se puede decir que somos polvo del cosmos rodeado de una energía que no comprendemos pero que nombramos “Vida”, algo capaz de separar la materia y reorganizarla para crear otra cosa lo suficientemente compleja como para tener conciencia, lo suficientemente compleja para contener algo que llamamos “Alma”. 
Se puede decir que nosotros los seres humanos no somos más que la conciencia de la materia que nos compone, pero entonces ¿Qué viene siendo Dios?, si somos la conciencia de la materia que nos compone, Dios bien puede ser la conciencia de toda la materia que compone el universo. Lo convierte en creador y creación, en omnipresente y omnipotente, eso nos convierte en parte de él y en el mismo a la vez. Entonces entre otras surge la siguiente pregunta ¿Cuál es el propósito de la vida?, una pregunta que la mente después de todo lo vivido solo responde diciendo “Amar”. Porque al parecer amar es el único medio que tiene la materia de experimentar lo etéreo, la única forma que poseemos para acercarnos a lo divino, la única herramienta para crear dentro de nuestra nada existencial un pequeño big bang capaz de construir todo un universo.  
Se puede decir que nosotros los humanos somos seres complejos y consientes que habitan el cosmos con fe en un Dios omnipresente universal que nos ha dado un alma para amar y sentir las emociones que nos permiten darle sentido a lo que en algún momento llamamos “Vida”… Al menos todo esto es una buena forma de verlo ¿no lo crees?

Fragmento: Blade316

Hoy. Otro día de lluvia qué, enredado entre sabanas, me hubiese gustado compartir contigo…  Arte:  n/a Artista:   n/a Web:  ref...

Otro día de lluvia Otro día de lluvia



Hoy. Otro día de lluvia qué, enredado entre sabanas, me hubiese gustado compartir contigo… 


Arte: n/a
Artista: n/a
Web: reflexioneslogora22.blogspot.com 
Fragmento: Blade316

No te veo, no te hablo, no te llamo, no te escribo y por razones que escapan a mi comprensión, tu nombre ronda por mi mente y no ...

Por razones que escapan a mi comprensión Por razones que escapan a mi comprensión





No te veo, no te hablo, no te llamo, no te escribo y por razones que escapan a mi comprensión, tu nombre ronda por mi mente y no sé cómo explicar…

Estoy consciente que soy un lío, pero quiero que comprendas que no soy más que una víctima de mi propia mente, un prisionero dentro de mi propia historia; Una en la que abundan los rincones oscuros, la tristeza y las otras emociones que me recuerdan lo difícil que es ser humano. Una historia que nunca he sido capaz de contar…

Y por alguna razón tengo la sensación de que tienes ya muchas cosas con que lidiar como para andar leyendo o escuchando tantas tonterías de alguien que solo posee una historia repleta de párrafos con puntos suspensivos. Por eso me mantengo distante; no solo por las razones obvias o por mis miedos irracionales, mantengo la distancia en parte por estupidez y en parte por mi incapacidad de verte como algo, como si fueses una sola cosa... Porque por razones que escapan a mi comprensión cuando estas cerca, tengo la extraña sensación de que tú, eres mi todo.

Arte: West
Artista: Ericoscarj
Web: ericoscarj.deviantart.com
Fragmento: Blade316



El: Yo no soy un hombre que solo busca placer en una mujer, yo busco darlo. Tener sexo es ahora o fácil o barato y para mí el probl...

Solo busca placer Solo busca placer





El: Yo no soy un hombre que solo busca placer en una mujer, yo busco darlo. Tener sexo es ahora o fácil o barato y para mí el problema está en que lo fácil me aburre y lo barato lo tiene todo el mundo.

Entonces otro interrumpe y pregunta: ¿y que tú quieres?, ¿Una mujer de un millón de dólares?

Él contesta: No, busco a una mujer cuyo valor y rareza sea tan grande que no pueda ponerle un precio.

Imagen: n/a
Fragmento: Blade316

Si pudieras estar conmigo, esta lluvia que baja de lo más alto del cielo se esfumaría con tan solo rozar nuestra piel… Imagen: ...

Esta lluvia Esta lluvia





Si pudieras estar conmigo, esta lluvia que baja de lo más alto del cielo se esfumaría con tan solo rozar nuestra piel…

Imagen: n/a
Fragmento: Blade316

Sé que estamos a un texto de distancia, pero hay veces en las que me gustaría que estuvieras literalmente cerca… Imagen: n/a ...

Sé que estamos a un texto de distancia Sé que estamos a un texto de distancia




Sé que estamos a un texto de distancia, pero hay veces en las que me gustaría que estuvieras literalmente cerca…

Imagen: n/a
Fragmento: Blade316